Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

23 ago. 2009

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre Chongos


Recordando mi anterior post, voy a hablar de los chongos. Para quien no haya visto el post anterior, recomiendo que lo lean para saber exactamente de lo que estamos hablando, pero por las dudas haré un breve resumen de lo dicho previamente.
Para empezar, vale la pena explicar qué es un chongo. Un chongo será aquel individuo masculino que preste sus servicios sexuales exclusivamente sin esperar nada a cambio: es decir, no tendremos con él ningún tipo de implicancia sentimental. El caballero no tendrá por cierto ningún privilegio en nuestras vidas, así como tampoco nosotras lo tendremos en la vida de ellos. Sencillamente, la interacción entre ambos será similar a un intercambio de favores.

Decididamente, esto está mejor explicado en el código que posteé anteriormente, ante cualquier duda remitirse allí.

Ahora, como siempre, y por el simple hecho de que son hombres, los chongos pueden traer problemas. No tengo muy en claro (como en veces anteriores) para dónde rumbeará esta nueva entrada del blog, creo que sencillamente me dedicaré a narrar algunas anécdotas...

Ayer por la noche meditaba acerca de la edad ideal del chongo. Decididamente, creo que la edad ideal es cercana a los treinta. ¿Un poco mucho tal vez? (sobre todo si consideramos que quien les escribe todavía ni siquiera llegó al cuarto de siglo) Puede ser que parezca mucho, pero los treintañeros tienen algo que los de veintitantos no: son más directos. Procedo a explicarme:

¿Qué es lo que buscamos en un chongo? Que se diga con todas las letras: lo que buscamos en un chongo es sexo. Un buen polvo. Como quieran decirlo, con mayor o menor delicadeza, es eso. No buscamos mimos, no buscamos compañía, no buscamos compromiso ni mucho menos. Para evitar cualquier tipo de ramificación de lo que para nosotras es sencillamente sexo, es necesario que nuestro objetivo sea cumplido rápidamente. Y eso, debo admitir, los treintañeros lo tienen muy muy MUY claro.
Esto es así, una suerte de verdad universal: si un treintañero te echa el ojo y vos le das un mínimo de lugar, lo más probable es que esa misma noche termines en la cama con él. No suelen tener muchas vueltas, te dicen con todas las letras que te tienen ganas, que quieren salir con vos y ni bien accedas, no van a demorar en partirte la cara de un beso y un par de horas después en deslizar la sugerencia de ir a otro lugar.

Lamentablemente, los de veintipico no son así. Principalmente porque todavía conservan en su interior GRANDES dosis de histeria. Yo no sé si es porque les faltan mujeres en su historia o porque les faltan desilusiones, pero lo cierto es que tienen más vueltas. Todavía tienen más miedo a la exposición, necesitan sentirse más importantes, más perseguidos, más difíciles. Por lo tanto, antes de llevarte directamente a la cama van a estar semanas enteras tirándote indirectas, haciéndote ojitos, sonriéndote picarescamente, Y UN GRAN ETC.

(No sé si es que yo ya me cansé, o que realmente en este punto de mi vida lo único que estoy buscando son chongos, pero el tema de los rodeos y el histeriqueo y la espera me ponen de la nuca. Será por eso que hace ya un tiempo que decidí pasarme al bando de los treintañeros).

Por lo tanto, sí, los de treintipico son los mejores chongos. Tienen otros beneficios además, que procederé a enumerar:

- La gran mayoría son trabajadores estables. ¿En qué nos beneficia esto? En que van a pagar todo. Ni más ni menos. Si nos llevan a pasear, a tomar una birra, al cine trasnoche, lo que sea, van a tener los fondos para pagarlo.

- La gran mayoría ya viven solos. No sé si hace falta aclararlo, pero lo hago por las dudas: A la hora del sexo, no tenemos que andar buscando un telo, esperando una habitación libre, limitarnos al turno ni pagar por el lugar.

- Pueden llegar a tener auto. No hace falta que diga más al respecto. TODAS sabemos lo que es el auto.

Esos son los grandes plus de los treintañeros. Tres ítems que nos hacen la vida mucho más fácil.

Sin embargo, yo he experimentado una contra. Si elegís un treintañero como chongo y tenés mi edad (o una edad cercana), lo más probable es que necesiten sentirse en control todo el tiempo. Es decir, querrán dictar tiempos y lugares de citas. Y cuando una no obedezca, los más probable es que se sientan descolocados y/u ofendidos. Me ha tocado tener que escuchar comentarios ácidos, sarcásticos y filosos hacia mi persona después de cancelar una cita con uno de mis chongos treintañeros: "señorita toco y me voy" , "¿el viernes que viene nos vemos o tenés pensado mudarte de país?", "pensé que después de tantos fines de semana fantásticos que estás teniendo, no ibas a querer volver". Sí, los comentarios rozan entre el insulto y el patetismo. Cuando empiezan a aparecer esta suerte de comentarios, YO recomiendo cambiar de chongo. Emprender una nueva cacería y a ese quejoso, llorón y susceptible dejarlo para siempre.

5 ago. 2009

C h o n g o s


Me parece importante hacer una cita en este, mi blog. Lo que van a leer a continuación es el tan afamado "CÓDIGO DEL CHONGO". Podemos encontrarlo fácilmente por la red, en Facebook, en cadenas, en páginas de humor, etc. En este caso, yo lo estoy extrayendo de:

http://www.elforro.com/humor/140804-codigo-del-chongo.html


¿Por qué la importancia? Está en mis planes a futuro hacer una breve entrada sobre los chongos y su rol en nuestra femenina vida, así que para evitar caer en explicaciones agotadoras, me dispongo a copiar este código con el cual coincido casi de pe a pa.

Así que, acá va, EL CÓDIGO DEL CHONGO.

CODIGO DEL CHONGO

“Las trolas sean unidas, porque esa es la ley primera, si por los chongos se pelean, se los devoran las de afuera”

CHONGO: “Juguete” sexual humano prestador de sus servicios, que, como a un Tamagochi necesita de cuidado y mantenimiento, los cuales pueden ser utilizados ya sea por trolas solteras, de novia, casadas, divorciadas, viudas y varios en un mismo período de tiempo.

Art 1. Vigencia del chongo: Luego de 2 años consecutivos de no utilizarlo, caduca su exclusividad, aunque la utilización del mismo debe ser aceptado por la trola que lo usó la primera vez.

Art 2. No olvidarse objetos personales en la casa del chongo, puede ser mal interpretado.

Art 3. Al chongo no se le expresan sentimientos, ni buenos, ni malos. Es chongo y san seacabó.

Art 4. Al chongo no se le dan ni se le piden explicaciones.

Art 5. Al chongo no se lo debe saludar con un “pico”, salvo excepciones.

Art 6. Si el chongo se pone sentimental, automáticamente cambiar de tema (política, salud, medioambiente…)

Art 7. Al chongo no se lo extraña, solo se “extraña” su miembro viril.

Art 8. Los amigos y/o familiares de mi chongo, son los futuros chongos de mis amigas.

Art 9. La familia del chongo no existe, no interesan cumpleaños, aniversarios, etc.

Art 10. A más de 400 km. la trola que tenga novio puede hacer uso de un chongo sin calificar a tal acción como infidelidad. Se entenderá que la pobre trola se siente sola.

Art 11. Si la trola tiene hérpes o esta con su período, para un mayor aprovechamiento del chongo, puede donar o NO al mismo, hasta que los virus desaparezcan.

Art. 12. El chongo tiene prohibido revisar celulares, carteras, etc.

Art 13. El chongo no llama a la casa, solo al celular.

Art 14. El chongo no debe caminar de la mano ni abrazar a la trola. Puede haber algún otro chongo dando vueltas por ahí.

Art 15. Al chongo no se le da regalo de cumpleaños, ni presentes traídos de las vacaciones (alfajores Havanna, vinos, Garotos, foquita de Mardel, etc.)

Art 16. Con el chongo se puede innovar en todo lo que sea investigación sexual, sea: Películas porno, posiciones, sado, juguetitos, tríos, cuartetos y demás participantes…

Art 17. Chongos eran los de antes, si encontrás alguno de esos, no lo largues, están en extinción (el sodero, el lechero…).

Art 18. El chongo que se pone celoso, se tira. Será reemplazado por uno sin sentimientos.

Art 19. El chongo se debe esmerar para mantenerse como tal, ya que hay mucha competencia en el mercado, y su puesto es fácil de reemplazar.

Art 20. Las trolas podemos adquirir diferentes personalidades de acuerdo al chongo que nos acompañe. (la intelectual, la buenita, la trola propiamente dicha, y muchas mas…)

Art 21. El chongo no debe ser criticado por las trolas amigas. Este tiene derecho a ser feo, gordo, pelado, peludo, sin importar su religión, creencias, etc..

Art 22. El chongo con novia será considerado como tal, sí y solo sí, se garcha a la trola al menos una vez cada 15 días.

Art 23. Cuando la trola se pone de novia, todos sus chongos pierden validez, salvo que lo siga utilizando con periodicidad, poniéndolos así, al servicio de las demás trolas amigas.

Art 24. El chongo debe pagar mínimamente el TELO, sin excepción, y si le da el bolsillo, todo lo demás.

Art 25. Si el chongo es curioso, la trola se lo hace sentir. (Ej: “Que te importa…”, “…cosas…”)

Art 26. Las trolas no somos celosas, pero queremos creer que somos las únicas, por eso, si el chongo nos cuenta alguna “aventurita” podemos aplicar el recurso utilizado en el Art 6.

Art 27. Al chongo no se lo “lleva” a la sesión terapéutica, sólo cuando ésta remita a un cambio de actitud de la trola.

Art 28. Mientras la relación chongo-trola dure, no hay límite de tiempo.

Art 29. La trola no debe esperar la iniciativa del chongo, cuando ella lo desee, podrá tomar las riendas para el encuentro.

Art 30. Al chongo hay que hacerle sentir que es chongo.

Art 31. La trola debe tener cuidado en no juntar el ganado, salvo que todos los presentes quieran participar simultáneamente.


SERÁ JUSTICIA



LLAME YA!!! ATEP: Asistencia a la Trola En Problemas: 0-800-ATEP.

Nota: Cada trola debería pertenecer a un comité, el cual se reunirá en caso de que algún artículo sea violado, para definir la condena o modificación del código.


AMEN.




Este es entonces el código del chongo, lo dejo publicado para que reflexionemos sobre él. Más adelante, un día que no esté trabajando (o haciendo como que), lo analizaré debidamente.

2 ago. 2009

Al lado del camino - Fito Páez


me gusta estar a un lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa
me gusta abrir los ojos y estar vivo
tener que vérmelas con la resaca
entonces navegar se hace preciso
en barcos que se estrellen en la nada
vivir atormentado de sentido
creo que ésta, sí, es la parte mas pesada

en tiempos donde nadie escucha a nadie
en tiempos donde todos contra todos
en tiempos egístas y mezquinos
en tiempos donde siempre estamos solos
habrá que declararse incompetente
en todas las materias de mercado
habrá que declararse un inocente
o habrá que ser abyecto y desalmado
yo ya no pertenezco a ningún ismo
me considero vivo y enterrado
yo puse las canciones en tu walkman
el tiempo a mi me puso en otro lado
tendré que hacer lo que es no debido
tendré que hacer el bien y hacer el daño
no olvides que el perdón es lo divino
y errar a veces suele ser humano


no es bueno nunca hacerse de enemigos
que no estén a la altura del conflicto
que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis encima como chicos
que rondan por siniestros ministerios
haciendo la parodia del artista
que todo lo que brilla en este mundo
tan sólo les da caspa y les da envidia
yo era un pibe triste y encantado
de Beatles, caña Legui y maravillas
los libros, las canciones y los pianos
el cine, las traiciones, los enigmas
mi padre, la cerveza, las pastillas los misterios el whisky malo
los odios, el amor, los escenarios
el hambre, el frío, el crimen, el dinero y mis 10 tías
me hicieron este hombre enrebelado

si alguna vez me cruzas por la calle
regálame tu beso y no te aflijas
si ves que estoy pensando en otra cosa
no es nada malo, es que pasó una brisa
la brisa de la muerte enamorada
que ronda como un ángel asesino
mas no te asustes siempre se me pasa
es solo la intuición de mi destino

me gusta estar a un lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa
me gusta regresarme del olvido
para acordarme en sueños de mi casa
del chico que jugaba a la pelota
del 49585
nadie nos prometió un jardín de rosas
hablamos del peligro de estar vivo

no vine a divertir a tu familia
mientras el mundo se cae a pedazos
me gusta estar al lado del camino
me gusta sentirte a mi lado
me gusta estar al lado del camino
dormirte cada noche entre mis brazos
al lado del camino
al lado del camino
al lado del camino
es mas entretenido y mas barato
al lado del camino
al lado del camino

El amigo fiel (o El oportunista)


La pregunta acerca de si existe la amistad entre el hombre y la mujer ha recorrido el mundo incesamente. Miles de teorías se debaten en luchas encarnizadas a diario. Algunos, es mi caso, defendemos la amistad entre géneros con todo nuestro corazón. Otros creen que es imposible.

Enmarcándonos en esta eterna duda, vamos a hablar de los amigos fieles que tienen las mujeres. Obviamente no me refiero a los verdaderos amigos, de esos yo tengo muchos. Los verdaderos amigos son esos que te cuidan, te abrazan cuando llorás, se te cagan de risa cuando te ponés extremadamente feminista y no se olvidan nunca de que sos mujer, pero eso no los reprime en su posición de hombres. Es decir, saben que sos mujer, no te incluyen en sus rituales de comer veinte hamburguesas o cagarse a trompadas cuando están en pedo, pero tu presencia no va a modificar ninguna de sus conductas.

El amigo fiel es otra cosa. Veamos las características de este individuo:

Por lo general, se comporta como un amigo cualquiera. Se junta a tomar birra con nosotras, mate, o a comer en mc donald's. Podemos salir con él a pasear, contarle nuestras intimidades y hasta quizás nos provea de muy buenos consejos. El amigo fiel es un buen amigo, por lo general (yo no dije nunca que en este blog sólo se iba a hablar mal de los hombres).

Sin embargo, hay algo raro en este "amigo". Lo presentimos desde siempre. Probablemente, alguna vez en una noche de fiesta, los dos con nivel etílico elevado, se hayan comido la boca y quizás hasta algo más. Y desde esa vez, el aire es un poco denso entre los dos, se pierde la normalidad. Tanto él como vos (o como yo) podemos hacernos los distraídos, festejar la amistad, ja ja ja, ir a tomar una cerveza, etc. Pero cuando estás sola con él, siempre vas a estar un poco a la defensiva.

Porque es así, el amigo fiel, como bien lo sostengo en el título, es un oportunista. Sabe medir perfectamente cuándo una está reticente al tacto y cuándo estamos más fáciles que la tabla del uno. Y ahí es cuando actúan. Además, no tiene ningún miedo al fracaso: da primeros pasos sin que dudar. Él sí que no es la clase de hombre histérico: sabe lo que quiere, reconoce cuándo puede conseguirlo y se lanza en su búsqueda. Es por esto que pocas veces fracasan, como son primordialmente amigos nos conocen de punta a punta.

Además, y esto hay que reconocérselo con honores, el amigo fiel NO es un tipo rompe pelotas. Jamás se va a sentir herido, o despechado, o va a pretender más de la relación. No va a desaparecer de nuestras vidas en el instante exacto en el que nos pongamos de novias con alguien más, para nada. Va a seguir a nuestro lado, inclinándose a su costado amistoso únicamente. Pero en cuanto vea la oportunidad, pegará el zarpazo nuevamente, sin que eso lo incomode en lo más mínimo.

Es un poco caprichoso, es cierto, ya que no necesariamente SIEMPRE que estemos solas van a recurrir a nosotras. Es que el amigo fiel, nos cueste creerlo o no, tiene una vida aparte, la cual lleva sin ningún cargo de conciencia: novia, trabajo, estudio, amigos, todo se sucede en su vida sin verse perturbado en lo más mínimo por lo que haga o deje de hacer con nosotras. Y esto, a mí parecer, es uno de los puntos a favor de estos caballeros, ya que cuando una accede a tener un encuentro cercano del tercer tipo con alguien que asumimos como nuestro amigo, es porque tenemos el cerebro derritiéndose adentro de un tupperware. Y en esos casos, lo último que queremos es que alguien venga a enroscarnos cual serpiente en un palo. En esos casos sólo buscamos un abrigo físico para pasar el rato y después volver a escarbar en nuestras ideas recalentadas. Por eso el amigo fiel nos es tan útil en nuestras vidas, es absolutamente adaptable (una de las características más importantes para nosotras las mujeres a juzgar por el 99% de las propagandas de protectores diarios y toallitas femeninas).

Por lo tanto, el amigo fiel es un socio agradable para nuestros días. Yo no recomiendo huir de ellos ni hacerles planteos estúpidos ni generar melodrama. Ellos saben cumplir su rol excelentemente.