Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

21 mar. 2010

If this is communication... I disconnect.


Ayer fue sábado a la noche. Esperaba ese mensaje que me abre la puerta para ir a jugar, sentadita en este mismo lugar de siempre, el monitor brillante, la musiquita de fondo. Toda pintadita, arregladita cual muñequita de porcelana.

Es terrible esto de la posmodernidad y la era de las comunicaciones. Uno está forzado a enterarse de todo. O, bueno, sí, no forzado, pero sí tentado. Y creo que una de las características principales en mí es la curiosidad.
(... eso y no saber poner puntos finales... )

Ayer me dio asco. Todo. Ese recuerdo nefasto del dolor, de la humillación, de la culpa innegable que sentí y que no me merecía (porque me merezco muchas cosas, pero culpa no). Me dio asco esta era de mierda, donde con un Click me puedo enterar de todos los movimientos nefastos de gente a quien, tal vez alguna vez, le tuve afecto.

La exposición. Sí, esto es un blog, qué hipócrita que puedo ser a veces.

Pero la realidad es que me sentí parada ante el cadáver de alguien a quien amé intentando llorar, haciendo una fuerza increíble por llorar y darme cuenta de que no podía soltar ni una lágrima. Adentro de mí sentí que lo mejor que podía pasar es que esa persona siguiera muerta.

La gente que desapareció de mi vida, debería seguir en el olvido. Pero no. Click, y acá estás, mirá cómo sé a dónde fuiste el sábado pasado y todas las pelotudeces que hacés porque sos un pendejo malcriado que está buscando amor, pidiendo amor a los gritos pero tenés demasiado ego acumulando en esos ojitos de perro mojado como para reconocerlo. Click, y tengo a una mujer estúpida diciendo cosas de mí que no tienen ni un céntimo de verdad. Una mujer que hace tanto tiempo que me vio por última vez que ni siquiera debe recordar mi nombre completo.

Maldita posmodernidad. Todos enredados en las noticias de los otros.

No quiero saber, no quiero que sepas.
Pero siempre me lo digo, "políticamente correcta, la muy asquerosa". No tengo lo que se necesita para dar ese Click definitivo que elimina todas esas novedades que conmigo no tienen nada que ver y que lo único que me generan son asco. Sí, asco, odio, asco. No puedo, porque la zona sur es tan pequeña y no hay Click que elimine a toda esa gente que expulsé de mi alma.


Debería haberlo, sin embargo.

1 comentario:

nicolás pazos dijo...

Hola Vic cómo estás negra. Por acá todo en orden, que frase de mierda, mejor por acá todo desordenado pero contento con eso. En fin que ando bien, con planes de vida nueva, esas cosas de arrancar a ser profesional, ganar experiencia, acumular puntos, salur sorteado y esas gansadas burocráticas de nuestra escuela pública. Sigo escribiendo, quiero publicar pero no se cómo ni dónde, ando buscando.
Es bueno volver a leerte. Es verdad que apesta la ventanita a los otros, que sigan allí sostenidos en la lista del celular, en la de msn, en el puto caradelibro que te muestra solo lo mejor de los otros y nada de sus tristezas o contradicciones o dudas. Habría que hacer los fuckbooks con todas las cosas que nos joden y mandarlas como bosta por la net.
A pesar de todo es bueno seguir en contacto, contradiction and posibility, de la gran red¡¡¡