Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

3 mar. 2011

Presa.

No me domestiques que yo no me domestico.
Todo me encierra
todo
asfixia
todo miedo.

Pero
por supuesto
soy
un animal
que lucha.
Soy
un animal
que corre.

Soy
un animal salvaje.

Voy a ganar
voy a salir
voy a escapar.

Serán estos mis últimos días de cautiverio.

4 comentarios:

Oh Caroline! dijo...

Siempre que pienso en "libertad" recuerdo la escena de Caballos Salvajes, donde Alterio los libera. La imagen de ellos galopando me llena muchísimo.

A girl called María dijo...

Domesticar, domesticar, el otro día volví a leer El principito y lloré con esa parte.
Te puedo decir que si se acerca el final del cautiverio, disfrutá la libertad. Es lo más bello que uno puede tener.

Srito Ale dijo...

Ser un animal que corre es divertido
Ser un animal que escapa, definitivamente no lo es.


Me hizo pensar lo que escribiste.
Gracias jajaja

saludos :)

Rocio dijo...

que buena entrada nena
besos!!