Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

26 may. 2011

Preguntas existenciales

Mis sensaciones no disimuladas de incomodidad.
Últimamente me cuesta todo: hablar, sonreír y, sobre todo, querer.
¿por qué no me llena el tacto, por qué no puedo corresponder miradas?
¿por qué la construcción del silencio para siempre?
imperturbable.
¿por qué la admiración eterna al que se muere siempre antes de tiempo? ¿qué hay de heroico en todo eso?
¿por qué el terror ante la mirada de amor?
¿soy yo la que se para afuera o fueron ellos los que no me mostraron la puerta?
¿no hay ventanas por las cuales entrar?

12 comentarios:

A girl called María dijo...

muy buen escrito, hermoso. Las frases resaltadas son maravillosas.
Un beso, y qué bueno que volviste (:

Gastón. dijo...

Las preguntas existenciales son eternas, aparecen constantemente y creo nunca tienen respuestas solo sensaciones o sentimientos que pretenden ser respuestas, sensaciones o sentimientos pasajeros, que duran hasta que aparecen mas preguntas.

P dijo...

Pues mire, la verdad que respuestas no tengo... pero el título de su blog me hizo recordar esta imagen de Escher:

http://1.bp.blogspot.com/_bzvI162SKeo/TKASW2NvO4I/AAAAAAAAAfQ/lXtfE7E_BUg/s1600/escher_reptiles.jpg

Nico / Nicolino dijo...

demasiado fuerte y torturante Reptile, date un minuto de respiro para no pensar... los malos momentos existen y todos los vivimos, pero... son rachas.

se que estás lejos, pero sabes que te vendría bien? un rato frente al mar con un mp3 cargado de un buen playlist de tu gusto... en su defecto una caminata por algún lugar trankilo.

beso, que andes bieeeeen vicky!

florencia dijo...

ta loco, no puede ser que me pase exactamente lo mismo. Y no, ya lloré como una puta el sábado por la noche, pero así es la vida y ahora me toca jugar :)

Guillermo Altayrac dijo...

Sí, hay ventanas. Son incómodas, peros las hay.
El tema es... ¿dónde? ¿Y a qué altura?

A mí me cuesta reír, últimamente. Y respirar.

Y estoy jodido. Porque más que «¿por qué?», suelo preguntarme «¿para qué?»

La letra de una canción de Manal, banda argentina, vieja (no confundir con esos malditos mexicanos de Maná):

«Todo el día me pregunto
para qué vivo así.

Todo el día me pregunto
para qué vivo así.

Caminando sin parar,
casi siempre sin dormir.

Y por qué.

¿Cómo puedo estar tan solo?
No hay quien piense en mí.

¿Cómo puedo estar tan solo?
No hay quien piense en mí.

¿Mis amigos dónde están?
Hoy no vienen hasta mí.
¿Y por qué?»

Guillermo Altayrac dijo...

Otra, la misma banda:

«Hoy adivino que me pasa,
por qué mi nombre no soy yo.
Por qué no tengo una casa.
por qué estoy sólo y no soy.
Porque hoy nací, hoy nací.
Hoy, recién hoy, el sol me quemó.
Y el viento de los vivos me despertó.»

Guillermo Altayrac dijo...

¡Saludos y arriba el ánimo!
¡Te lo digo desde abajo!
¡Jajajajaja!

Merie dijo...

siempre hay una ventana abierta donde sin darte cuenta se cuela alguien muy importante :)

P dijo...

... en estos días por las ventanas abiertas no se cuela más que flor de chiflete. ¡Guarda con los resfríos!

loinmanenteatodo.blogspot.com

Dra. Corcho dijo...

querete lo suficiente como para entender que las ventanas están, te las merecés y te están esperando mi querida reptile

florencia dijo...

me voy a comprar un cobayo he dicho.