Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

5 sept. 2011

Encuentros casuales

Una casualidad
como una piedra
preciosa
en el camino

nuestro camino.

Te quiero
pero 
no sé acomodarme en tu regazo
no sé quedarme quieta
necesito
libertad.

el mundo siempre me está llamando
y su voz
me hipnotiza.

¿Me entrego a las casualidades
o me encierro entre tus piernas?


11 comentarios:

Dra. Corcho dijo...

PIERNAS! PIERNAS! PIERNAS!

A girl called María dijo...

las dos cosas!

el e g o * dijo...

Encerrate. Que en el Te quiero ya no haya peros.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Las dos cosas, un ratito...

ALA_STRANGE dijo...

"¿Me entrego a las casualidades
o me encierro entre tus piernas?"
muy sensual


bello poema

PD: No me permite agregarte, por eso te ewscribí diciendotelo en facebook
si podes agregame vos, te dejo el mail para qe m busques ala.strange@hotmail.com. Buscame con ese mail por favor

besos

Rayuela dijo...

tal vez sean causalidades, entonces un camino llevará al otro...

besos*

Rocio dijo...

te firmo aunque seas pincha, esto es amor xD jajaja

Srito Ale dijo...

El "te quiero" nos deja ser realmente libres.
De otra manera seríamos presos de los te quiero no expresados... o algo así.

Gastón. dijo...

Lo ideal sería poder vagar entre las dos cosas.

Flowers dijo...

Abrazate con sus piernas pero nunca dejes que te encierren... Entregate al mundo...
Creo que la libertad es lo único importante que hay que tratar de conquistar todos los días.

El Poeta Maldito dijo...

Hay que apreder a acomodarse y acomodar al otro, creo que es lo fundamental.
Y esa pregunta no tiene respuesta.