Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

23 ago. 2009

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre Chongos


Recordando mi anterior post, voy a hablar de los chongos. Para quien no haya visto el post anterior, recomiendo que lo lean para saber exactamente de lo que estamos hablando, pero por las dudas haré un breve resumen de lo dicho previamente.
Para empezar, vale la pena explicar qué es un chongo. Un chongo será aquel individuo masculino que preste sus servicios sexuales exclusivamente sin esperar nada a cambio: es decir, no tendremos con él ningún tipo de implicancia sentimental. El caballero no tendrá por cierto ningún privilegio en nuestras vidas, así como tampoco nosotras lo tendremos en la vida de ellos. Sencillamente, la interacción entre ambos será similar a un intercambio de favores.

Decididamente, esto está mejor explicado en el código que posteé anteriormente, ante cualquier duda remitirse allí.

Ahora, como siempre, y por el simple hecho de que son hombres, los chongos pueden traer problemas. No tengo muy en claro (como en veces anteriores) para dónde rumbeará esta nueva entrada del blog, creo que sencillamente me dedicaré a narrar algunas anécdotas...

Ayer por la noche meditaba acerca de la edad ideal del chongo. Decididamente, creo que la edad ideal es cercana a los treinta. ¿Un poco mucho tal vez? (sobre todo si consideramos que quien les escribe todavía ni siquiera llegó al cuarto de siglo) Puede ser que parezca mucho, pero los treintañeros tienen algo que los de veintitantos no: son más directos. Procedo a explicarme:

¿Qué es lo que buscamos en un chongo? Que se diga con todas las letras: lo que buscamos en un chongo es sexo. Un buen polvo. Como quieran decirlo, con mayor o menor delicadeza, es eso. No buscamos mimos, no buscamos compañía, no buscamos compromiso ni mucho menos. Para evitar cualquier tipo de ramificación de lo que para nosotras es sencillamente sexo, es necesario que nuestro objetivo sea cumplido rápidamente. Y eso, debo admitir, los treintañeros lo tienen muy muy MUY claro.
Esto es así, una suerte de verdad universal: si un treintañero te echa el ojo y vos le das un mínimo de lugar, lo más probable es que esa misma noche termines en la cama con él. No suelen tener muchas vueltas, te dicen con todas las letras que te tienen ganas, que quieren salir con vos y ni bien accedas, no van a demorar en partirte la cara de un beso y un par de horas después en deslizar la sugerencia de ir a otro lugar.

Lamentablemente, los de veintipico no son así. Principalmente porque todavía conservan en su interior GRANDES dosis de histeria. Yo no sé si es porque les faltan mujeres en su historia o porque les faltan desilusiones, pero lo cierto es que tienen más vueltas. Todavía tienen más miedo a la exposición, necesitan sentirse más importantes, más perseguidos, más difíciles. Por lo tanto, antes de llevarte directamente a la cama van a estar semanas enteras tirándote indirectas, haciéndote ojitos, sonriéndote picarescamente, Y UN GRAN ETC.

(No sé si es que yo ya me cansé, o que realmente en este punto de mi vida lo único que estoy buscando son chongos, pero el tema de los rodeos y el histeriqueo y la espera me ponen de la nuca. Será por eso que hace ya un tiempo que decidí pasarme al bando de los treintañeros).

Por lo tanto, sí, los de treintipico son los mejores chongos. Tienen otros beneficios además, que procederé a enumerar:

- La gran mayoría son trabajadores estables. ¿En qué nos beneficia esto? En que van a pagar todo. Ni más ni menos. Si nos llevan a pasear, a tomar una birra, al cine trasnoche, lo que sea, van a tener los fondos para pagarlo.

- La gran mayoría ya viven solos. No sé si hace falta aclararlo, pero lo hago por las dudas: A la hora del sexo, no tenemos que andar buscando un telo, esperando una habitación libre, limitarnos al turno ni pagar por el lugar.

- Pueden llegar a tener auto. No hace falta que diga más al respecto. TODAS sabemos lo que es el auto.

Esos son los grandes plus de los treintañeros. Tres ítems que nos hacen la vida mucho más fácil.

Sin embargo, yo he experimentado una contra. Si elegís un treintañero como chongo y tenés mi edad (o una edad cercana), lo más probable es que necesiten sentirse en control todo el tiempo. Es decir, querrán dictar tiempos y lugares de citas. Y cuando una no obedezca, los más probable es que se sientan descolocados y/u ofendidos. Me ha tocado tener que escuchar comentarios ácidos, sarcásticos y filosos hacia mi persona después de cancelar una cita con uno de mis chongos treintañeros: "señorita toco y me voy" , "¿el viernes que viene nos vemos o tenés pensado mudarte de país?", "pensé que después de tantos fines de semana fantásticos que estás teniendo, no ibas a querer volver". Sí, los comentarios rozan entre el insulto y el patetismo. Cuando empiezan a aparecer esta suerte de comentarios, YO recomiendo cambiar de chongo. Emprender una nueva cacería y a ese quejoso, llorón y susceptible dejarlo para siempre.

2 comentarios:

DaK0 dijo...

O sea, en sintesis, como vos le tenes miedo al amor y al compromiso porque te lastimaron muchas veces y debajo de tu apariencia de mina independiente (la cual te queda muy bien :P) sos una mina sensible, buscas sexo en hombres mayores y una relacion (si es que se le puede llamar asi) totalmente superficial, desinteresada y basada en los placeres carnales que por cierto, despues de un par de polvos sin sentimiento pierden importancia. Pero entonces viene la mejor parte, donde buscas inconcientemente (o creas el hecho intencionalmente sin saberlo) una excusa para poder deshacerte del chongo ese y pasar por otro. Entonces el veinteañero te histeriquea o le decis que no al treintañero y te manda a la mierda. Total asi evitas saber que esa evidencia plantada en la puerta de tu cabeza no es cierto, que el sexo por sexo con una persona termina ABURRIENDO, seguis bien en lo tuyo encerrada en tu circulo del placer, lejos de algun amor que pueda lastimarte.

Los treintañeros salen con minitas jovenes para estar en control porque no tienen los huevos de salir con una de su edad, saben que si lo hacen se prestan al compromiso, la desventaja es que a las jovenes tienen que pagarle todo, pero bueno el precio de estar tranquilo tiene numero. Y aca esta tu desilucion, se ponen histericos cuando vos les decis que no porque en el fondo se ven en una relacion con vos, la chiquita veintinada, porque no tienen los huevos de salir ni de sentir nada con una mina de su edad. Te llaman y se hacen los galanes y como se sienten super exitos con la relacion superficial con una mina 10 años menor, terminan fantaseando con hacerlo para largo, total la relacion siempre va a ir bien estando vos bajo el control de su billetera. Y en ese aspecto terminan siendo mas boludos que los de 20. He dicho carajo

chau pendeja, que te sea leve y fue con onda eh?, en serio.

Yo, David (nadarealidad) un chongo enojado por tus comentarios (????)

pd: este es un mail viejo, ni lo uso ya, de pedo me acorde la clave. xD

DaK0 dijo...

Ahora en serio, disfrute mucho leyendo todos los articulos.. en especial el del cobarde jaja. Muy buenos.

Beso! :D

(y no me tildes de chongo histerico que voy y te pego ¿?)