Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

2 ago. 2009

El amigo fiel (o El oportunista)


La pregunta acerca de si existe la amistad entre el hombre y la mujer ha recorrido el mundo incesamente. Miles de teorías se debaten en luchas encarnizadas a diario. Algunos, es mi caso, defendemos la amistad entre géneros con todo nuestro corazón. Otros creen que es imposible.

Enmarcándonos en esta eterna duda, vamos a hablar de los amigos fieles que tienen las mujeres. Obviamente no me refiero a los verdaderos amigos, de esos yo tengo muchos. Los verdaderos amigos son esos que te cuidan, te abrazan cuando llorás, se te cagan de risa cuando te ponés extremadamente feminista y no se olvidan nunca de que sos mujer, pero eso no los reprime en su posición de hombres. Es decir, saben que sos mujer, no te incluyen en sus rituales de comer veinte hamburguesas o cagarse a trompadas cuando están en pedo, pero tu presencia no va a modificar ninguna de sus conductas.

El amigo fiel es otra cosa. Veamos las características de este individuo:

Por lo general, se comporta como un amigo cualquiera. Se junta a tomar birra con nosotras, mate, o a comer en mc donald's. Podemos salir con él a pasear, contarle nuestras intimidades y hasta quizás nos provea de muy buenos consejos. El amigo fiel es un buen amigo, por lo general (yo no dije nunca que en este blog sólo se iba a hablar mal de los hombres).

Sin embargo, hay algo raro en este "amigo". Lo presentimos desde siempre. Probablemente, alguna vez en una noche de fiesta, los dos con nivel etílico elevado, se hayan comido la boca y quizás hasta algo más. Y desde esa vez, el aire es un poco denso entre los dos, se pierde la normalidad. Tanto él como vos (o como yo) podemos hacernos los distraídos, festejar la amistad, ja ja ja, ir a tomar una cerveza, etc. Pero cuando estás sola con él, siempre vas a estar un poco a la defensiva.

Porque es así, el amigo fiel, como bien lo sostengo en el título, es un oportunista. Sabe medir perfectamente cuándo una está reticente al tacto y cuándo estamos más fáciles que la tabla del uno. Y ahí es cuando actúan. Además, no tiene ningún miedo al fracaso: da primeros pasos sin que dudar. Él sí que no es la clase de hombre histérico: sabe lo que quiere, reconoce cuándo puede conseguirlo y se lanza en su búsqueda. Es por esto que pocas veces fracasan, como son primordialmente amigos nos conocen de punta a punta.

Además, y esto hay que reconocérselo con honores, el amigo fiel NO es un tipo rompe pelotas. Jamás se va a sentir herido, o despechado, o va a pretender más de la relación. No va a desaparecer de nuestras vidas en el instante exacto en el que nos pongamos de novias con alguien más, para nada. Va a seguir a nuestro lado, inclinándose a su costado amistoso únicamente. Pero en cuanto vea la oportunidad, pegará el zarpazo nuevamente, sin que eso lo incomode en lo más mínimo.

Es un poco caprichoso, es cierto, ya que no necesariamente SIEMPRE que estemos solas van a recurrir a nosotras. Es que el amigo fiel, nos cueste creerlo o no, tiene una vida aparte, la cual lleva sin ningún cargo de conciencia: novia, trabajo, estudio, amigos, todo se sucede en su vida sin verse perturbado en lo más mínimo por lo que haga o deje de hacer con nosotras. Y esto, a mí parecer, es uno de los puntos a favor de estos caballeros, ya que cuando una accede a tener un encuentro cercano del tercer tipo con alguien que asumimos como nuestro amigo, es porque tenemos el cerebro derritiéndose adentro de un tupperware. Y en esos casos, lo último que queremos es que alguien venga a enroscarnos cual serpiente en un palo. En esos casos sólo buscamos un abrigo físico para pasar el rato y después volver a escarbar en nuestras ideas recalentadas. Por eso el amigo fiel nos es tan útil en nuestras vidas, es absolutamente adaptable (una de las características más importantes para nosotras las mujeres a juzgar por el 99% de las propagandas de protectores diarios y toallitas femeninas).

Por lo tanto, el amigo fiel es un socio agradable para nuestros días. Yo no recomiendo huir de ellos ni hacerles planteos estúpidos ni generar melodrama. Ellos saben cumplir su rol excelentemente.

1 comentario:

Enagua dijo...

jajajaja buenisimo..
se me vino el colo en la propaganda de sprite
P:

queremos masssss vikk