Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

5 may. 2010

Bite.

Afilé los colmillos, los llené de veneno, te mordí no una, sino veinte veces, durante horas, con mi paciencia de asesina. Jugueteé con tu sabor en mi lengua. Mi podredumbre se te metió en el torrente sanguíneo, ahora caminás como un muerto por esta tierra, ya nadie te reconoce, ya no reconocés a nadie. Estás muerto, como yo, tan muerto, como yo.
Yo no siento. NO LO SIENTO. Perdón, pero no lo siento. Si puedo destruirte, envenenarte y mostrarte en tu carne lo que sufrí en la piel, voy a sonreír con esta sonrisa llena de colmillos afilados.


HOY TE MERECÉS EL VENENO.
Ayer tal vez el beso. Mañana tal vez la lágrima.

1 comentario:

El mundo segun yo dijo...

Que lindo final boluda, me encanto.