Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

29 ago. 2010

Eros

No tengo ninguna duda de que ésto es amor. 

El amor es así. Un día se te planta en el medio del pecho y no se va más. Por lo general, tarde, siempre tarde. Pero aparece como una verdad irrevocable. No necesito más que mirarte para saber que sos real, que tu mera existencia me hace feliz. Tus palabras me abrigan.

Cuando estoy con vos no soy más una extranjera de este mundo, porque este mundo te tiene y yo quiero estar en él, con vos. Como siempre, desde tiempos inmemoriales.

Lo nuestro es eterno. Es absolutamente puro.

El amor es esto: tu risa, tus palabras que no conocen tapujos, tus retos ilógicos y exagerados, mis mejillas sonrojadas, mi sonrisa interminable. Mis manos refugiadas entre las tuyas. Olvidarme del frío y de la sangre que no me corre por el cuerpo. Sos todo vos. Estoy envuelta en vos y no quiero salir. Quiero quedarme acá. Porque cuando estoy así, entre tus manos, no importa nada más. No importan los besos dados, los olvidados, los nunca ciertos. No importa el teléfono que no suena, el hombre que me rompió el corazón sentándose a mi lado con su sonrisa ganadora. No importa que no duermas en mi cama, ni yo en la tuya. El amor es esto: trascender.

El amor es trascender los límites de lo imaginable. Romperles a todos los hombrecitos de gris y a todas las muñequitas de porcelana sus esquemas en la cara.

Está bien que no lo entiendan. Me enorgullece que no lo entienda nadie. Porque el amor no tiene ninguna razón de ser, no tiene opciones para elegir. El amor es, está, aparece. El amor sos vos diciendo la palabra justa en el momento justo, esa palabra salvadora que sólo tu boca puede pronunciar, porque sólo tus ojos saben ver a través de mis máscaras. La conexión ancestral nos rige. Somos los opuestos que se atraen. Las caras de la moneda.

Si alguna vez vuelvo a enamorarme, quiero que sea exactamente así: un espejo de agua en paz, donde puedo mirarme y descansar. Cálido. Quiero volver a sentir así. Que el sólo nombre del amor me haga ser más fuerte. Me haga más hermosa. Me haga compañía.

No existe el amor para mí de otra manera. 

7 comentarios:

Nico / Nicolino dijo...

yo también quiero ese amor, si encontrás una fórmula, no seas como The Coca Cola Company y compartí, si?
jaja

besooooooo Vickyyy.

El mundo segun yo dijo...

No puedo hablar de amor, soy demasiado acido para esos temas. :P

Gab dijo...

"Porque el amor no tiene ninguna razón de ser, no tiene opciones para elegir. El amor es, está, aparece."

Una vez más digo AMÉN! Muy hermoso post.

China. dijo...

Me enamoré, pero del post.

China. dijo...

Deseo que sea así vicky !

Flor dijo...

=)
qué lindo vick

DeB dijo...

Creo que el amor no trasciende. Se vive. Se vive si existe, y sino él mismo muere. Y si no se vive, es porque esa experiencia fracasó en el amor, fracasó en "ser amor". Lo que queda es la ilusión, y confundir una cosa con otra, es una equivocación en la que podemos llegar a caer todos. Lo bueno, es salir de esa equivocación a tiempo.

:))