Cuando sufro no me aburro, cuando sufro vivo intensamente y mi vida es interesante, llena de emociones y peripecias. En verdad, sólo vivo cuando sufro, es mi manera de vivir. Pero algo en mí no quiere sufrir. Alejandra Pizarnik.

7 mar. 2009

AGRADEZCO


- (la otra cara de la moneda)

Agradezco por haberme despertado esta mañana
pero más aún agradezco por haberme dormido la noche anterior.
Agradezco a mis ojos por hallar consuelo en las letras
y a mis oídos por hallarlo en la música.
Agradezco a mi padre por hacerme buscar siempre lo que no soy
y ayudarme a crearlo, inventarlo.
A mi madre por no soltar nunca las riendas (sobre todo las mías).
A mi hermana por hacer de meta.
Agradezco a esos hombres que elijo como pares
los amigos
los incondicionales
los que tocan mi alma sin rasgarla.
los dueños de mi sonrisa.
Agradezco a esas pocas mujeres que lograron conmoverme.
Las mujeres reales
las que hacen piedras con sus lágrimas
y se defienden
y construyen.
Agradezco ser parte de ellas
su suave compañía llena de perfumes y colores.
Agradezco a las palabras por haber acudido a mí cuando la voz fallaba.
Agradezco al primer hombre que me rompió el corazón
Y también al último.
Al primero por haberme enseñado mundos nuevos
por obligarme a reconstruirme
Por su voz imborrable a través de los años
por su capacidad única de supervivencia
(la cual me contagió con besos no dados).
Por su permanencia a veces etérea y otras palpable
llena de ojos indefinidos y silencios de colectivos.
Al último hombre le agradezco por haberse ido.
Por haberme puesto a prueba
y demostrarme que yo puedo, yo existo, yo lloro, yo río, yo muero
pero siempre, siempre, avanzo.
Por haberme enseñado el valor de las palabras dichas
y el filo de las calladas.
El peso de la verdad.
El dolor de la incertidumbre.
Por haberme hecho dudar de quién soy, cuánto valgo, cuánto puedo.
Sin él jamás hubiera podido verme tan clara en los abrazos
las palabras
las caricias
de los hombres de verdad
Los que llevan la sangre en el corazón.
Agradezco haber aprendido más de mí que de otros.
Agradezco no tener miedo
no tener culpa.
Agradezco a mi frente por quedar siempre en lo alto
Al mar por acunarme
A los poemas por darme voz
A la música por el calor
A los amigos por la vida
Al amor por la verdad.
Sin verdad nada es posible.

No hay comentarios: